Urgencia urinaria y arenilla en el riñón

30/03/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

En la entrada “Pirulín-pipí” ya os hablé de mi urgencia urinaria, que podía acabar en pipí encima, pero, sobre todo, y posiblemente es el dato más relevante para esta entrada, que una de las soluciones que creí que podían ser útiles para el síntoma de la urgencia urinaria era reducir la ingesta de agua. ¡Gran error!

Pues la opción de beber menos agua me llevó a urgencias en noviembre y otra vez ahora en febrero con un cólico al riñón. Es muy doloroso, no os imagináis cuánto. Cuando los médicos recomiendan, como mínimo, beber 1,5 litros de agua al día no lo dicen por decir. He intentado beber mucha agua, desde luego lo de la urgencia urinaria ha sido mucho más sencillo de gestionar desde que hice las sesiones del suelo pélvico, pero en febrero aún no ha sido suficiente agua.

Lo bueno es que únicamente ha sido arenilla lo que había en mi riñón, no ha llegado a ser piedras, que hubiese sido mucho peor porque hubiera requerido intervención, y para qué quiero más hospital.

Lo del cólico al riñón no es para nada un síntoma de la EM, no obstante, la urgencia sí lo es. Os lo cuento, más que nada para que no intentemos tomarnos la medicina de nuestra mano, y nos busquemos maneras de intentar solucionar o arreglar nuestros síntomas sin la supervisión de un médico. ¿Mi idea de beber menos agua? Está claro que ha sido muy mala idea, y tanto los médicos como el dolor del riñón avalan que ha sido muy mala decisión.

Nada de tomar decisiones sin que un médico las apoye, el resultado puede ser peor que lo que queríais solucionar, como en mi caso la urgencia urinaria.