Wonder

08/05/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Me leí este libro por leer algo, venía de leer a Elisabet Benavent y Megan Maxwell, así que cambiar de tercio y leer otro tipo de libros me parecía necesario. Había escuchado hablar de este libro porque había salido la película en el cine y había dado mucho que hablar así que pensé que por qué no iba a darle una oportunidad al libro, obviamente antes de ver la película si es que el libro me gustaba.

Sabía que el libro trataba sobre el caso de un niño con algún tipo de malformación en la cara y su vida en las clases, lo que no sabía es que esa malformación es el Síndrome de Treacher Collins y que este niño, Auggie, era la primera vez que salía de casa para ir a clase. Toda su educación la había recibido en casa por parte de su madre, pero sus padres pensaron que era hora de que saliese de casa.

Al empezar las clases Auggie se enfrenta a compañeros que se horrorizan al ver su cara y ya no ponen ningún tipo de esfuerzo en conocerle, además de que uno de sus compañeros ya le coge manía y anima a los demás a que tampoco le hablen. Por suerte sí que hace dos amigos a los que no les importa cómo sea su cara, sino la persona.

Considero que este libro debería ser una lectura obligatoria en la escuela porque es un claro caso de bullying y, por desgracia, cada vez se escuchan más casos de bullying en los colegios y más agresivos, ha habido casos de alumnos que han llegado a suicidarse por el maltrato que sufrían.

Yo a veces lo pienso que tenía todos los puntos de haber sufrido acoso escolar: era la empollona de clase, con gafas y aparatos en los dientes, y con unos kilos de más; no sé cómo me libré de que me acosaran en clase, con menos de lo que yo tenía hay a alumnos a los que actualmente les hacen la vida imposible. Sino como lectura en clase, como lectura de los padres con sus hijos en casa, todos deberían leer este libro.

No se puede dejar nunca de educar a las personas que el día de mañana van a sacar al país adelante y según lo que se les haya enseñado de pequeños, así serán.