Tiendas post-cuarentena

24/07/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Después de tanto tiempo metidos en casa sin poder salir, estaba deseando poder ir de tiendas. Sé que dicho así suena como si yo fuera muy consumista, pero pensadlo bien voy en silla de ruedas con lo cual salir a pasear es algo que ya no puedo hacer y me da tanta rabia no poder hacerlo que ya ni quiero; está haciendo muchísimo calor y con EM, a más calor peor está mi pierna, necesito algún sitio fresco; me encantaría poder ir a una piscina, no obstante, no todas están preparadas para que alguien en mi situación puedan darse un chapuzón, y no hablemos de la playa…

¿Conclusión? Ir de tiendas a un centro comercial es el plan óptimo para mis necesidades: tiene aire acondicionado, y otra cosa importante para mí son los lavabos, ya os hablé de mi urgencia urinaria.

Después del confinamiento, llegó el momento de poder volver a salir, no salimos el primer día ya que pensamos que ya gente iba a salir a la calle como loca, nos esperamos unos días. Esperarnos cuatro días no sirvió para mucho porque cuando llegamos a Diagonal Mar estaba saturado de gente.

La tienda a la que yo más ganas tenía de entrar de Diagonal Mar era el Primark que ya normalmente está llenísima de gente, no imaginaba cómo estaban pudiendo controlar que la tienda no estuviese ocupada al 100%100. Al llegar había una cola que parecía la cola del Dragon Khan de Port Aventura, nos acercamos un poco, pero viendo que había cola para una hora y pico decidimos que nos íbamos. En ese momento, a punto de irnos estábamos, cuando se nos acercó uno del Primark y nos dijo que fuésemos a la puerta directamente sin hacer la cola. ¡Qué bien trata a los discapacitados el Primark! Fuimos hacia la puerta nos dieron gel para las manos, y ya pudimos entrar.


La cosa es que fuimos a la semana y pico a La Maquinista con unos amigos, y mi amiga Elena y yo queríamos comprar unas camisetas de rebajas en el Lefties. Estábamos haciendo cola para pagar cuando se nos acercó la que me imagino sería la encargada o algo así, y me dijo que fuese directamente a la caja sin hacer la cola.


¿Están empezando las tiendas a ser conscientes de que suficientes problemas tenemos ya los discapacitados y nos quieren ayudar un poco? No digo para nada que haga falta colarnos en la caja ni nada eh, pero la verdad que lo agradecí y mucho la verdad. Estas cosas compensan un poco a la gente maleducada de los ascensores y lavabos.

PD: No lo he dicho, pero a la calle siempre hay que salir con mascarilla, no para protegerse a uno mismo, sino para proteger también a los demás, lavarse mucho las manos, y distancia entre unos y otros.