A quien no quiera trabajar, le hago un regalo.

19/02/2021 Desactivado Por Noelia Cordero

Ya tengo etiqueta, estoy oficialmente incapacitada para trabajar, y voy a cobrar por ello; soy pensionista, jubilada. La cosa es que acabo de cumplir 30 años.

Obviamente quería que me dieran esta incapacidad, llevaba años esperando a que me reconocieran el que no puedo trabajar, llevo sin hacerlo desde el 2018, pero ahora es oficial que no lo puedo hacer y que me pagan porque no puedo hacerlo.

Soy consciente que hay mucha gente que envidiaría el tiempo que yo tengo, el no tener horarios o jefe, el no sufrir porque te despidan, o porque no te caigan bien tus compañeros.

 No envidiarían tanto si no tuviesen el 100% de su cuerpo. Mi “no-trabajar” está vinculado a que no tenga una fatiga horrible que me impida incluso poder pensar, o a que mi incontinencia urinaria haga que no pueda ir a ningún sitio sin saber si hay lavabo para no mearme encima, incluso a que mi pierna esté tan rígida en ocasiones que parece una barra de hierro. A quien no quiera trabajar le regalo mi jubilación, le regalo el tiempo que la esclerosis me ha dado. No sé si es tiempo que me ha dado, o más bien tiempo que la esclerosis ha decidido quitarme.

Que la EM me devuelva el tiempo que iba a dedicar a mi carrera, a ser la mejor en lo mío; no quiero sus lesiones; que me devuelva el equilibrio, odio necesitar apoyo de algún tipo para poder caminar; que me devuelva mis noches, no recuerdo cuándo fue la última noche que no tuve que leer para poder volver a dormir, odio su insomnio; que me devuelva mi energía, la fatiga me tiene KO muchos días; odio no poder jugar con mis sobrinas, me ha quitado su infancia los años más guays; que me devuelva mis pasos, caminar era una de las cosas que más me relajaba en el mundo; que se lleve la espasticidad, quiero poder cruzar las piernas; que se lleve los problemas en las manos, no mola que se me caiga todo o que no pueda abrir ni una lata; que me devuelva la concentración, me cuesta estar mucho rato centrada haciendo lo mismo; que se lleve mi urgencia urinaria, depender de un lavabo no ayuda a disfrutar; que me devuelva la coordinación entre el cerebro y mi cuerpo Hablando en nombre de otros enfermos de em, que les devuelva la capacidad de hablar bien, que se quede con la neuritis óptica, con el dolor y el entumecimiento, con el cosquilleo, con los problemas cognitivos y los cambios en el estado emocional…pero ante todo que deje de llevarse la mielina de todos nosotros que no le ha hecho nada.

Después de todo esto, si alguien no quiere trabajar, le regalo el ser pensionista, no obstante, que se quede la em y todos sus síntomas, a ver si sigue prefiriendo no currar.

Ya os comenté que cuando supiese algo de mi juicio os lo contaría, y la cosa es que ya hace más de una semana que en la web de la seguridad social he visto el resultado del juicio.
El juicio, que ya os expliqué, fue bien tan bien que he ganado. Tengo ahora sí a los ojos de la seguridad social la incapacidad absoluta. La sentencia aún no sé cuál es dado que la pensión que mi abogado pedía les ha parecido demasiado alta, y la SS está haciendo una apelación a esta cantidad para darme menos, así que aún no sé cuánto es lo que me van a dar.

.