Amelie 🇫🇷

18/09/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Últimamente parece que en “Cultura” solo he hablado de libros, es que leo bastante y siempre tengo la sensación de que de todo libro puedo sacar algún tipo de enseñanza o moral, una que se pone filosófica y quiere dar lecciones a veces, el aburrimiento de tanto tiempo libre supongo.

Pues hoy os quiero hablar de una peli Amelie. Amelie es esa peli que pueden pasar dos cosas:

  1. O la odias con toda tu alma y solo con oírla nombrar ya te pasan por el cuerpo todos los males del mundo.
  2. O la amas con locura y hasta en tu vida usas frases de la peli en cualquier momento porque te la llegas a saber de memoria.

¿Yo que soy caso 1 o 2?

Yo soy caso dos, la película me fascina, aunque es cierto que la primera vez que mi hermana me la quiso poner de pequeña me pareció un porquería bastante grande. Cuando ya creces y maduras un poco te suele cambiar un poco el punto de vista con el que ves ciertas cosas, ahí, ya más grande es cuando descubrí la magia de Amelie.

Amelie Poulain, es una joven residente en París que se propone ayudar a toda persona a quien pueda ayudar. Hay que decir que esta chica, pese a querer arreglar la vida de otras personas, parece que no es capaz de arreglar su propia vida. Me recuerda un poco al dicho “Consejos vendo, pero para mí no tengo”, se empeña en las vidas de los demás sin preocuparse por la suya.

En todo momento, eso sí, le da la sensación al espectador de estar perdida, e incluso de ser cobarde y no dar la cara para conseguir al chico que le interesa.

No os voy a contar el final por si alguien que no la ha visto le han entrado ahora ganas de verla.

La cosa es que creo que a todos nos pasa eso en ocasiones, intentamos ayudar o solucionar los problemas de otros, y dejamos nuestros problemas de lado. Cuando nos damos cuenta de que necesitamos ayuda, ya es demasiado tarde y la solución no suele llegar a tiempo. Tenemos que dejar de preocuparnos por los demás y preocuparnos por nosotros mismos, a no ser que nuestra vida sea perfecta, la vida perfecta no existe a quién pretendemos engañar

Con la tontería al final, con una peli también he sacado un moraleja por llamarlo de alguna manera, lo siento no tengo remedio.