Apoyabrazos portátil WC

27/01/2021 Desactivado Por Noelia Cordero Peñas

Vuelve a tocar que os enseñe cacharrito para ayudarme en casa. En su momento, os enseñé todas las barandillas que habíamos colocado en el lavabo de mis padres, dos de ellas eran las que me ayudaban a levantarme de la taza del inodoro.

Pero claro, al alquilar el piso en Terrassa, ni había barandillas, ni podíamos poner tantas; aún así quisimos poner algunas. Compramos 3 barandillas como las que hay en casa de mis padres para poner en algún sitio estratégico, ya os los enseñaré.

Casualmente, en el Prime Day de Amazon las barandillas típicas que se encuentran en todos los lavabos de bares y restaurantes, esas que se pueden subir y bajar estaban super bien de precio, y Alejandro decidió comprar una.

Ese pedazo de barandilla en el lavabo sería fantástico, pero no éramos conscientes de dos cosas:

  1. Las paredes del piso son muy duras, más que otras paredes en las que Álex o mi padre habían intentado taladrar.
  2. Tendríamos que haber calculado dónde hacer el agujero y no cargarnos una tubería.

Mi padre y Alejandro se pusieron a la instalación de esta super barandilla, se cargaron un par de brocas al querer taladrar en la pared. La pared dura no, lo siguiente. Una vez ya parecía que el tercero de los agujeros necesarios iba a conseguirse, se taladró una tubería y comenzó a salir agua en plan fuerte. Hubo que llamar al seguro y esas cosas para que nos arreglaran la tubería, bueno más bien lo que se vio afectado de la instalación del agua.

¿Entonces qué?

Tuvimos que desechar la idea de instalar la barandilla. Había que buscar un plan B a mi ayuda para poder levantarme al orinar. Ese plan B nos lo dio Lidl con un apoyabrazos portátil de WC que no necesita taladrar y que se puede quitar y poner si es necesario.

En Lidl siempre he encontrado cosas que ayudan mucho a todas mis necesidades la verdad.