Disestesia (abrazo de la esclerosis)

23/12/2020 Desactivado Por Noelia Cordero Peñas

El otro día hice la entrada diciendo que ya no tengo ni hormigueo ni picor, cosa que es verdad, y resulta que hace unos meses que he comenzado a tener un síntoma nuevo y no había caído en que era un síntoma.

Resulta que desde que vivo en Terrassa, muchas noches noto que los pies me arden. No le daba más importancia que el pensar que que tenía calor durmiendo y me destapa los pies pensando que ese calor-ardor se iría. Si fuese solo calor quizás sí, pero este ardor siempre va acompañado de la sensación de que me clavan, además, agujas en los pies.

Gracias a otra sufridora de la esclerosis, Mkque me hizo un comentario diciéndome lo del ardor en los pies, he descubierto que tengo este síntoma. Este síntoma se llama disestesia y también es conocido como el abrazo de la esclerosis múltiple.

“La disestesia tiene origen neurológico, y puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es particularmente frecuente en las siguientes:

• Rostro
• Piernas
• Brazos
• Tronc
o

Estas sensaciones se producen por las lesiones en los tejidos nerviosos del cerebro y la médula espinal. Las lesiones impiden la transmisión normal de mensajes desde el cerebro y desde otros puntos del organismo hasta él.

En las personas con esclerosis múltiple, la transmisión normal de mensajes está alterada, y eso hace que el cerebro tenga dificultades para interpretar las señales que recibe. Por eso, responde con una sensación, o incluso una mezcla de sensaciones, que el cuerpo ya conoce, que pueden incluir:

• Cosquilleos
• Picor
• Ardor
• Dolor punzante”

https://www.conlaem.es/esclerosis-multiple/glosario/disestesia#:~:text=La%20disestesia%20es%20una%20alteraci%C3%B3n,algunas%20personas%20con%20esclerosis%20m%C3%BAltiple.

Y sí es verdad, aunque para mí los cosquilleos y el picor han pasado a la historia, el ardor en los pies por las noches, y en la cara y las piernas durante el día es incomodísimo, no considero que es de los peores síntomas de la em, únicamente algo nuevo con lo que hay que aprender a vivir.

Y yo que pensaba que simplemente era muy calurosa y por eso todo el cuerpo me ardía, era raro con el frío de esta época, no obstante, nunca me he considerado alguien muy normal.

Aquí otro síntoma, uno que tenía, pero ha cambiado de forma cual Pokémon; de hormigueo y picor, a ardor y pinchazos. La em, la enfermedad de las mil caras, y una caja de sorpresas.