“El abuelo que saltó por la ventana y se largó”

03/04/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Vuelvo hoy con otro libro cuyo título me enganchó tanto que lo tuve que comprar. Creo que aún no os he contado qué es lo que antes me llamaba la atención a la hora de elegir un libro en una librería: el título. A más extraño, o inverosímil, me pareciese el título, más ganas me entraban de leérmelo. Llamadme rara o friki, lo que mejor os parezca, de ahí que me haya leído libros como “El faquir que se quedó atrapado en un armario de Ikea” o “Tres abuelas y un cocinero muerto”.

Pero volvamos al abuelo, Allan Karlsson es un anciano que está en una residencia de personas mayores al que le están preparando en esa misma residencia, una fiesta de cumpleaños ya que va a cumple nada menos que 100 años. ¿Qué decide hacer el señor Karlsson? ¿Quedarse en su fiesta? NO. Decide salir por la ventana a vivir. Nos cuentan las aventuras que este anciano va viviendo donde le persiguen narcotraficantes y la policía, así como también nos cuentan la juventud de ese anciano que comparte mesa con el futuro presidente de los Estados Unidos Harry S. Truman, dialoga con Winston Churchill, viaja en barco con la esposa de Mao Zedong o cruza a pie el Himalaya.

¿Por qué os he querido hablar de este libro con el que disfruté tanto? Porque ni por tener 100 años, ni por tener esclerosis múltiple es tarde para vivir. No es necesario tirarse por una ventana para empezar una aventura. Pero en mi caso me ha servido para hacer muchas cosas que hacía mucho tiempo que no hacía como ir al teatro, por fin he podido empezar mi libro y tener este blog, puedo leer mucho más…Hay que aprovechar lo que se nos da como en mi caso a sido TIEMPO, antes nunca tenía. El señor Karlsson podía haber pensado que ya iba a morirse por los 100 años, y decidió vivir una aventura.

Si la vida nos da tiempo, ¡cojámoslo!