El super caminador💪

27/11/2019 Desactivado Por Noelia Cordero

              El caminador ya ha tenido que ser substituido de lo que es la función para la cual existen los caminadores, que es obviamente ayudar a caminar. Tengo 28 años, y a mi pierna derecha le gusta tocar las narices y su espasticidad, cosa que aún no entiendo, y se pone rígida junto cuando tengo algún plan interesante. La conclusión de esto es que caminar con el andador y una pata de palo convirtió salir a dar un paso en una tarde de esclavitud por tener mi plan que ir a las órdenes de a lo que mi pierna quisiese; eso, o no hacer nada, quedarme cual monja de clausura.

              Repito, tengo 28 años. ¿Iba a permitir que la EM me dejara en casa? NO

              Cambié el andador por la silla de ruedas para poder seguir haciendo planazos, de hecho, ahora creo que hago mejores planes de los que hacía incluso antes del diagnóstico. ¿Qué ha pasado con el andador? No lo he tirado, nada más lejos de la realidad; su función ahora es más importante, ha sustituido a la silla.

              Ya expliqué que usaba una silla por casa para llevar cosas de un sitio a otro de la casa, pero a veces me costaba arrastrar esta silla porque el suelo de mi casa no es parquet; cosa que hace que no todo sea igual de plano y en ocasiones se encallaba un pelín. Esto ahora ya no pasa con las ruedas, el andador me permite hacer lo mismo que la silla, pero con la comodidad que le dan las ruedas.

              Que conste que para trayectos cortitos como ir al CAP, que lo tengo delante de casa sí llevo el andador o ir a casa de mi amiga que allí no tengo que andar. Su uso para caminar es minoritario y para cosas muy cortitas, pero no ha sido desterrado del todo.

              No hay que cambiar nuestra vida, sino buscar los trucos para poder seguir llevándola a cabo tal y como queramos 😊