Meet&Greet Jorge Ruiz y concierto Maldita Nerea

06/03/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Pues el viaje a Dublín no fue más que una oportunidad de aprovechar que Maldita Nerea hacía un concierto allí, con meet&greet con Jorge antes del concierto; además las entradas eran bastante más baratas de lo que son en Barcelona con meet&greet incluido, así que no pudimos resistirnos ni al viaje ni al concierto. Final de febrero es temporada baja, así que tanto vuelos como hotel salieron mejor de precio de lo que hubiesen salido en otra época del año.

El día de Maldita Nerea fue el 29 de febrero, el concierto era en el bar/club Tramline que estaba a 5 minutos de nuestro hotel ¡Perfecto! Con salir media hora antes llegaríamos de sobra. Tuvimos mala suerte y justamente nos pilló una tormenta horrible hasta llegar al Tramline, llegamos empapados al bar, pero eso no fue lo peor, ahora os cuento la sorpresa al llegar al bar.

Llegamos al bar empapados de la lluvia, mi pierna la espástica ya estaba rígida tanto por haberse puesto chorreando de la lluvia como del frío y del viento que hacía. A la espasticidad grave que mi pierna ya tenía, tuve que sumarle que el bar era inaccesible para silla de ruedas, tuve que bajar bastantes escaleras. Lo pasé mal, mi pierna estaba bastante perjudicada, pero despacio y con calma lo pude hacer sin ningún tipo de problema más allá del de ir lenta. Suerte que mientras hacíamos cola para entrar Jorge ya entró en el bar y nos saludó y estuvo hablando con nosotros, eso me dio energía para lo que iba a venir que era bajar las escaleras, quizás por eso lo hice tan bien.

Ya en el meet&greet pudimos hablar con Jorge con total libertad, nos firmó lo que le pidiéramos. Yo, personalmente, le pedí una cosa que para mí es muy especial, una frase de su libro “Bailarina” en su letra, de este libro ya os hablé al principio de que empezase el blog, pero es que es un libro que me ha ayudado a afrontar mucho la EM. Le comenté a Jorge que había visto la conferencia que me había recomendado que viese en la firma de Barcelona, también le comenté que por qué no hacía alguna conferencia en Barcelona. Es una persona tan humilde y sencilla que hablar con él de cualquier cosa es como si estuvieses hablando con alguien a quien conoces de toda la vida. Fue un gustazo el meet&greet, valió la pena tener que bajar las escaleras.

Luego ya en el concierto fuimos mi chico y yo unos niños mimados. Uno de los del bar se encargó de ponerme en primera fila para que pudiese ver sin problemas.Uno de los guitarristas nos dio el setlist del concierto, así como una púa; y fui la primera a la que Jorge le dio la mano al acabar el concierto.

Ha valido tanto la pena el ir a Dublín a disfrutar de Jorge y de Maldita Nerea.