Mi habitación II

11/03/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Ya os conté lo de mi brote, lo que no os había contado todavía es que el susto del brote había planteado algunas dudas sobre si mi habitación estaba bien adaptada a mis problemas de espasticidad y de movilidad. Así que se tuvimos que pensar en otro tipo de cambio para que entrar el andador o la silla de ruedas fuese fácil.

Os explico que por casa no utilizo como algo OBLIGATORIO ni la muleta, ni el andador, ni la silla; lo único que puedo llegar a usar es el andador o el día que mi pierna está espástica perdida, o si tengo que llevar cosas por casa, que con el andador es muy fácil.

No obstante, ¿qué pasó el día del brote? Que ninguna de mis piernas funcionaba, y mi habitación era demasiado estrecha para que pudiese entrar la silla de ruedas, ni la manual ni la eléctrica. Necesitaba un pasillo lo suficientemente ancho como para que pasase tanto el andador como la silla.

Así estaba mi habitación.

Nueva habitación, puedo levantarme y coger directamente el andador.

Decidimos cambiar la cama de lado, y quitar una pequeña cajonera donde estaba la playstation 4. Además, la cajonera también ha cambiado de lado y se ha convertido en una macro-mesita de noche, y la estantería que estaba encima de la cajonera ha pasado a estar encima de mi cama con mis funkos – muchas de mis converse y deportivas han pasado a mejor vida😥 – ¡he ganado un maravilloso pasillo!

Nueva habitación, ¡mola mi pasillo!

Ahora que tengo este pasillo, puedo levantarme y directamente coger el andador para moverme por casa, sobre todo eso me ahorra susto, y se los ahorra a mi familia, los días que estoy sola en casa porque están trabajando.

No solo hay que adaptar nuestra vida a la EM, también hay que adaptar un poco nuestra casa.