MI NUEVA NORMALIDAD

15/06/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Con esto de que se habla de las fases de la desescalada para salir de la cuarentena y del estado de alarma causado por el covid, se ha dicho que aquí en España entraremos en una Nueva Normalidad, pero lo cierto es que yo ya me he tenido que hacer a la idea de vivir en una nueva normalidad: MI NUEVA NORMALIDAD.

¿En qué consiste mi nueva normalidad? Desde luego no puedo salir sin silla de ruedas, ya sea la manual o la eléctrica, alguna tiene que venir conmigo. La verdad es que preferiría no necesitarla salir, pero a pesar de que puedo caminar la espasticidad no tarda mucho en convertir mi pierna en una pata de palo, así que el caminar lo hago por casa con el andador que es más fácil poder ir descansando.

Así como no puedo salir sin silla, tampoco debo salir sin acompañante por 3 razones:

  1. Salir con alguien siempre mola más que salir solo, a mí ahora me gusta más, no sé a vosotros.
  2. Si el paseo es en la silla manual, necesito que alguien la empuje porque yo mucho rato no puedo.
  3. La silla eléctrica aún me cuesta un poco dirigirla, y en sitios estrechos no acabo de calcular bien la distancia.

Otra de las cosas a la que me he tenido que hacer a la idea es que no me dejan ducharme cuando estoy sola en casa, más o menos le tengo cogido el truco a cómo tengo que salir de la ducha con la ayuda de las barandillas que os comenté, no obstante, hay días que mi pierna está difícil y me tienen que ayudar a salir. Por momentos como ese tiene que haber alguien en casa en el momento de la ducha, no es plan de que me caiga y me haga daño al intentar salir.

Mi nueva normalidad también consiste en pasar mucho rato estirada, si paso demasiado rato sentada las rodillas y los tobillos acaban haciéndome un daño horrible, aún así, aunque esté estirada voy doblando estas articulaciones para que tampoco se acostumbren demasiado a la bueno vida del “tumbing”.

La fatiga es algo que a los múltiples nos toca mucho las narices, así que la TV la apago siempre a las 23h, a excepción de viernes y sábado que puede ser más tarde, y después de apagar la tele siempre toca leer que me ayudar a conciliar mejor el sueño.

Estos son los puntos más básicos de mi nueva normalidad. Me encantaría que en esta nueva normalidad estuviera algo que antes me encantaba que era irme a una cafetería guay a leer, o poder ir a mirar tiendas o al cine solita, pero todo llegará espero ¿no?