Nervios (Mudanza)

09/11/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

No sólo el estrés afecta al estado de la esclerosis, no, los nervios me estoy dando cuenta que también pueden afectar igual o más que el estrés.

Por fin llegó el ansiado momento de poder mudarnos. ¡Aleluya! Nos hemos mudado a Terrassa, a 25 minutos de Barcelona en coche más o menos según el tráfico. En esta situación de mudanza me he dado cuenta de lo que me afectan los nervios a la esclerosis.

Os explico, pasada la felicidad de por fin haber podido conseguir independizarme, a 4 meses de cumplir 30 años me urgía un poco la verdad.

Ahora llegaba el tener que meter mi vida en cajas de cartón para poder llevarla a un sitio nuevo. Tocó el tener que decidir qué me llevaba y qué tiraba, pensar el tener que volver a aprender a moverme en una casa que no tiene barandillas como la de mis padres…eso causó muchos nervios que afectaron tanto a mi espasticidad como a mi urgencia urinaria.

Claro hacía falta muebles, vinieron unas dos semanas de ir más al Ikea que a cualquier otro sitio ¡qué estrés de tienda! La gente no respeta la distancia de seguridad por el covid, ni que vayas en silla de ruedas ni nada de nada, la gente es muy irrespetuosa. Más nervios para mi cuerpo.

Una vez cajas en el piso, muebles montados, electrodomésticos y demás, faltaba lo más importante; colocarlo todo en su sitio.

¿Sabéis los nervios que me causó, y aún me causa, el no poder yo misma colocar las cosas de mi casa? ¿El tener que ver como Alejandro lo coloca todo porque yo ni puedo pasar mucho rato de pie ni puedo coger peso?

Por eso aún queda un poco para estar instalados del todo, Alejandro va colocando y mi padre ha venido a ayudar algunos días; pero esta es la parte que más me desespera y más nerviosa me pone, el ver como se decora mi piso desde detrás de un cristal como un mero espectador.

Y si ya os explico que operaron a Alejandro el 1 de octubre del tabique nasal, y ha estado las primeras dos semanas en este piso sin poder hacer esfuerzo por prohibición médica.

No os llegáis a imaginar el estado en el que llegué a estar. Y está todo casi colocado y Alejandro recuperado de la operación, pero parecía que estos nervios no se iban a ir nunca. También se sumó el problema del servidor con el blog. Este octubre han sido todo problemas y nervios, en resumen.

No solo no necesitamos estrés, nervios parece ser que tampoco, hay que tenerlo en cuenta.