No me avergüenza estar enferma

08/06/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

Sé que hace unos cuantos 50-70 años cosas como tener un hijo con síndrome de Down era algo que daba vergüenza a las familias y que había que ocultar, nunca he entendido muy bien por qué, pero bueno eran otros tiempos supongo ¡qué se le va a hacer!

¿Por qué razón iba a ocultar que tengo esclerosis múltiple?

Desde el principio que llevaba la muleta si algún vecino del edificio o de mi barrio me ha preguntado qué me había pasado, pensando que quizás me había lesionado o había tenido un accidente de coche, he explicado la enfermedad que tengo.

Mi madre siempre ha sido más de que me callara y que lo ocultase, pero he ido pasando por todas las ayudas técnicas hasta acabar en la silla – ¡vaya accidente de coche hubiese sido! – .

Hay que hacer a la nueva vida que me ha tocado lo más normal y natural posible, así si tengo un día que mi pierna noto que no tiene nada de espasticidad, puedo decidir llevar la silla como andador en lugar de ir sentada y sorprender. De hecho, un día que habíamos quedado a cenar con unos amigos fui únicamente con la muleta y agarrada a Alejandro. Mis amigos se quedaron flipando de que pudiese andar más o menos.

Por eso me gusta hablar de lo que tengo tanto en estas entradas, como en mi Facebook personal, como si me preguntan; prefiero explicar yo misma lo que tengo a que la gente se imagine cosas como que la esclerosis es una enfermedad muscular.

Parece que puede dar miedo el hablar de la em como quien habla de una película o de lo que vio ayer en la tele, pero en mi opinión el exteriorizar lo que hay es lo que hace que acabemos aceptándolo mejor.

Además, si los propios enfermos hablamos de ello con total normalidad, sin miedo a hacerlo, la gente de nuestro entorno también tiene menos miedo a hablar de ello, que acababa pareciendo al principio que la esclerosis era un enorme tabú, cuando para mí no lo es. Hago muchas bromas sobre la esclerosis y mis condiciones.

Al mal tiempo, buena cara ¿no? Yo le pongo la mejor cara que puedo a la em.