Operación

14/09/2020 Desactivado Por Noelia Cordero

No os voy a hablar del juego de mesa de cuando éramos pequeños, tranquilos. La cosa es que la semana que pasada operaron a mi madre del pie. Estaba cagada, normal que te tengan que anestesiar, abrirte el pie y luego esperar a que la operación vaya bien y solucione lo que tiene que solucionar, da respeto.

Pero la cosa es que me ha hecho pensar en que si a mí me dijesen que con una operación la esclerosis podría irse, tardaría dos segundos en ir yo misma al quirófano.

Puede parecer que quiero una operación, pero no, es solo que ojalá que la esclerosis pudiese solucionarse con una operación.

También es cierto, que al ser una enfermedad neurológica, una operación en el cerebro sí que me daría un miedo increíble que al intentar quitarme las lesiones del cerebro tocaran alguna región del cerebro que no sea en las que mis lesiones están localizadas.

Yo que sé, perder la capacidad la capacidad de hablar o la memoria por quitarme unas lesiones que gracias al Ocrelizumab no están activas, no creo que saliera a cuenta.

Lo que sí me saldría a cuenta, es si algún médico supiera con alguna operación solucionarme el peor de mis síntomas, la espasticidad. Si algún médico me asegurara que con una operación mi espasticidad dejaría de complicarme tanto la vida, esa operación sí que me la haría con los ojos cerrados.

Está claro que todo lo que tiene que ver con la EM, así como todo síntoma que la esclerosis provoca, o pasa por el cerebro o por la médula, de momento dudo que ninguna operación pueda solucionar ni la enfermedad en sí ni sus síntomas; habrá que seguir esperando a la cura, o a un mejor tratamiento.

Sigamos teniendo esperanza en el futuro.