Silla de ruedas restringida 👩‍🦽⛔

15/01/2021 Desactivado Por Noelia Cordero

A veces me invade un miedo tremendo al querer levantarme ya sea del sofá o de una silla.

No suelo saber si no puedo levantarme porque mis piernas ya han dejado de funcionar y no me lo esperaba tan pronto, o porque simplemente en el momento de querer levantarme las piernas simplemente están flojas.

La cosa es que el miedo ese a que una de las veces que me quiera levantar, de verdad, ya no me pueda levantar, me está ocupando todo el día la cabeza; de ahí que me esté costando escribir tanto últimamente.

Ya sé que en el momento en que comencé a usar la silla de ruedas dije que solo sería algo para ayudarme en momento como querer salir a la calle a querer dar un paseo más largo.

El problema es que por ese miedo me he costumbrado a estar en la silla hasta por casa para ir al lavabo, leo y juego sentada en la silla; vamos que uso la silla mucho más allá de lo que dije que la iba a usar.

De ahí puede ser que venga el que, en ocasiones que quiera levantarme parezca que ya no puedo hacerlo.

¿He malacostumbrado a mis piernas?

Álex se ha puesto serio y me ha cambiado la silla por el andador. Por casa la silla de ruedas ya no la puedo usar. Si quiero moverme por casa, al menos con el andador sí o sí tengo que usar las piernas. Ando como puedo, arrastrando el pie derecho y no pudiendo doblar demasiado la rodilla, pero algo es algo.

Así que hora mismo la silla tiene uso restringido, solo en exteriores, en casa andador.

El andador esperando a que lo coja en casa.